Relato breve basado en Lobo Solitario

Hace tiempo dirigí algunas partidas por mail a un par de amigos, basadas en los librojuegos de Lobo Solitario.

Aquí teneis el pequeño relato que nos sirvió de intro a la partida basada en el libro 3: “Las cavernas de Kalte”.

 

Para los curiosos, estos libros estan disponibles (con autorización del autor) aquí. (Ahora mismo no funciona … espero que sea algo temporal).

__________________________

PRIMERA SANGRE

El frío de habitación de piedra mordía las carnes del contrahecho mago con la misma ferocidad que un perro salvaje. Pero a Vonotar le gustaba el frío. Le ayudaba a concentrarse. Y en estos momentos la concentración era vital para dar el golpe de gracia a Sommerlund.

Sonrío mientras imaginaba la respuesta de sus antiguos compañeros del Gremio a su deserción. Traidor, le llamarían, renegado, …

En realidad el era el único que tenía una visión clara de lo que ocurría. El ascenso de los Señores de la Oscuridad era imparable. La resistencia era inútil. Sólo cabía doblarse como el junco o romperse como un palo seco.
Sin embargo, ni sus antiguos camaradas ni esos presuntuosos Señores del Kai lo entenderían nunca. Provocarían su propia destrucción y la de sus países.

Necios.

Algunos seguirían el destino de Lorem antes o después.
La guerra era inevitable, pero gracias a Vonotar sería breve, y el tendría un reino para gobernar.
Pero esos necios lo llamaban Vonotar el Traidor. ¿Traidor a que? ¿A una caduca orden de magos cortesanos que le negaron el liderazgo que se merecía? ¿A él? ¿Un maestro en los dos grandes tipos de magia?
Muchos hombres morirían, no se engañaba, pero nos sucederá a todos antes o después. Vonotar trago saliva. Tal vez no todos. Con el tiempo el poder de Helgedad sería suyo y nadie pondría freno a sus deseos. ¿Qué mejor gobernante que el más sabio de todos los hombres? ¿Qué reino más perfecto que el que durase para siempre? Y si se mostraba útil le ayudarían recuperar a su amada Ellenia, perdida en dimensiones sin nombre …

Volvió su atención a la bola de cristal que le permitiría localizar a los miembros del kai que hubiesen sobrevivido y destrozar sus mentes durante el sueño. Había tardado después del esfuerzo que le suponía haber ocultado el ataque a los señores del kai …

El sudor empezo a cubrir su frente y una sonrisa crispada se dibujo en sus labios.
Musitó suavemente, casi como acariciando las palabras:
– Sólo dos … los novicios de Halcón de Tormenta … habrá que ayudarles a reunirse con su mentor.

Lobo Silencioso yacía inquieto en el dormitorio que le habían asignado en Holmgard. Aguila Solitaria se agitaba dormitando entre las sábanas como una hoja arrastrada por el viento, en la habitación de al lado .

Veían una y otra vez las mismas escenas, sin poder cambiar nada, como si alguien se burlase de impotencia. El monasterio derruido, el principe moribundo, los refugiados huyendo, …

Entre la vorágine de imágenes y sonidos que poblaban sus sueños, uno destacó entre todos y acabó imponiéndose.

Un engendro de la oscuridad, un espectro de ojos incadescentes se acercaba hacía ellos con una espada negra en las esqueléticas manos.

– Debisteis perecer con vuestros compañeros. Os habrías ahorrado dolor.

Los dos monjes guerreros se encontraban petrificados y notaban una sensación parecida a la asfixia en sus pulmones. No podían moverse, y aunque pudieran hacerlo, ¿Qué podían hacer desarmados frente a este ser de ultratumba?

Cuando la distancia entre ellos llegó a un metro un repentino resplandor cegó a ambos.
En su forma onírica como helghast, Vonotar percibió una imagen parecida a un halcón … No estaba seguro. Pero en cuanto despareció el extraño resplandor se encontró con que los jovenes se movían y portaban espadas resplandecientes.

Enfurecido por lo inexplicable de la escena, Vonotar-helghast descargo un fuerte mandoble a dos manos, para encontrarse con que uno paraba el golpe con aparente facilidad, mientras el otro lanzaba un golpe al muslo izquierdo de Vonotar.

El dolor sacó al mago de su trance onírico y lo devolvió a su habitación. Papadeó sorprendido. Eran mucho más de lo que parecían, y alguna entidad los protegía sin ninguna duda.
Cuando apartó la mano la mano de la esfera, vió que se había rajado por completo, y en pocos instantes se deshacía en trocitos de cristal. No importaba. Tenía otras opciones menos peligrosas.

Vonotar era sobretodo un hombre práctico. Pondría a trabajar a sus espías. Sus esbirros estaban infiltrados en todas partes. No sobrevivirían al viaje.

Intentó sonreir para mostrar su desprecio hacia los somerlundeses pero el dolor de la herida en el muslo crispó el gesto y lo transformó en una mueca de dolor.

Su mano palpó la herida y se llenó de sangre.

 

Etiquetas:

Una respuesta to “Relato breve basado en Lobo Solitario”

  1. Joel Says:

    Hi, I came across your site and wasn’t able to get an email address to contact you. Would you please consider adding a link to my website on your page. Please email me.

    Thanks!

    Joel Houston

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: